Camiones Café Fortaleza

Historia de Café Fortaleza

El Grupo Fortaleza inicia su actividad a finales del siglo XIX, concretamente en 1885, al trasladarse varios miembros de una misma familia desde un pequeño pueblo de la provincia de Tarragona llamado Brafim a Bilbao, ciudad que iniciaba ya un pujante desarrollo industrial.

Aunque el motivo principal fue la comercialización de vinos, actividad en la que se habían desenvuelto ya varias generaciones, una serie de hechos hizo que tomaran contacto con el café, producto al cual se han dedicado desde entonces.

Estos hechos fueron que la familia abriera varios establecimientos de venta de productos de alimentación y exportaciones de vino a América y concretamente a Méjico.

Méjico que, al principio pagaba estas compras con metales nobles, mayoritariamente con plata, dejó de hacerlo así y no quedó más remedio que aceptar como pago otro producto que tuviera salida en dichas tiendas de coloniales: el café.

Esta pequeña actividad obligaba a tostarlo en la trastienda de cada uno de los establecimientos hasta que en los albores del siglo XX debido a la fama de calidad adquirida hubo de montar una instalación específica que pudiera atender la creciente demanda, como quedó reflejado en la prensa de la época a través del diario "El Pueblo Vasco".

La marca Fortaleza es originaria de Méjico, viniendo desde el principio en sacos impresa desde este país y se empezó a utilizar a partir de los años 40, al sustituir el envasado industrial a la tradicional venta de graneles en las tiendas.

Tostadero Cafe Fortaleza

Aunque las oficinas centrales se mantienen en Bilbao, en 1968 se trasladó la producción de Bilbao a Vitoria, construyéndose una nueva planta que se amplió en 1982, con la incorporación de una instalación de molido al vacío (la primera de España) y un nuevo almacén. En 1990, se realizó una nueva ampliación de la línea de molido, se automatizó todo el proceso productivo y se robotizó el almacén de expediciones.

En resumen, el esfuerzo inversor realizado desde la construcción de la fábrica puede superar los 2.000 millones, el más alto del sector "no multinacional".