Café y diabetes

Café y diabetes

Hay cada vez más pruebas de que el consumo de café puede reducir considerablemente el peligro de contraer la diabetes tipo 2, que es la forma más común de la diabetes y la que más contribuye al aumento epidémico de esa enfermedad en todo el mundo. Aumentan los trabajos de investigación que se publican en los que se indica que el consumo habitual de café, junto con otras medidas vinculadas al estilo de vida, tales como el control del peso y el ejercicio físico, puede tener un efecto protector contra la diabetes tipo 2. Aunque se sabe que el café reduce la sensibilidad a la insulina, se sabe también que otros componentes del café, tales como los ácidos clorogénicos y el magnesio, pueden tener efectos beneficiosos para la salud.

Si bien hay pruebas significativas de que el consumo de café puede reducir considerablemente el peligro de que surja la diabetes tipo 2, es preciso contar con más estudios para evaluar la auténtica función del café con respecto a esa enfermedad y para obtener mejor conocimiento de los efectos beneficiosos de sus principales componentes.

Aun así, todo parece indicar que la recomendación de consumir café pasará a ser uno de los consejos en materia dietética que se ofrecerán en los programas de prevención de la diabetes tipo 2. La asociación entre el café y la reducción de la diabetes mellitus tipo 2 no puede ser explicada sólo por el contenido en cafeína, dado que, de hecho, puede ser mayor en el café descafeinado.

Parece que el efecto se debe a los minerales, compuestos fitoquímicos y antioxidantes, aunque el papel de la cafeína no es claro. Aunque inicialmente se citó que este efecto antidiabético del café ocurría con pacientes que consumían altas cantidades (7 tazas al día), se demostró más adelante que la relación es lineal (Salazar-Martínez 2004). Un estudio realizado durante 12 años en Finlandia (país que tiene el récord de consumo de café con una media de nueve tazas al día por adulto) por el Instituto Nacional de Salud Pública de Helsinki sobre 14.600 adultos de 35 a 64 años sin antecedentes de enfermedades cardiovasculares, acaba de ofrecer asombrosas conclusiones que los investigadores no se explican. Parecería que, cuanto mayor sea el consumo de café, mayor sería la tendencia de disminución de la diabetes de tipo II.


Fuente: Informe Café y Salud - Azti Tecnalia.